Inicio Nuevos Populares Top Pendientes Contactar
Manuales, tutoriales, guías y monografías para ver y descargar gratis
ó
Estás en: Manuales10.com > Relaciones y Familia > Embarazo > Vegetarianismo y embarazo


Vegetarianismo y embarazo

Enviado por natttt
Publicado el 2010-10-29 16:10:00
El embarazo es una de las etapas más importantes en la vida de toda mujer. En él requiere de mucha calma y tranquilidad para poder asimilar los cambios psíquicos y físicos que el crecimiento de su bebé implica. En una sociedad especista, una embarazada que quiera seguir una dieta vegana o vegetariana, encontrará muchas resistencias, centradas principalmente en los mitos nutricionales de las personas omnívoras.

Respecto a la dieta vegetariana/vegana se suele argumentar que carece de las proteínas de origen animal necesarias para el crecimiento del feto y la producción de leche materna. Sin embargo las proteínas cárnico/animales no son ni tan saludables ni indispensables para la dieta de una embarazada. Antes bien, otros nutrientes claves en esta etapa de la vida (hierro, ácido fólico, calcio, y vitamina B12) se encuentran ampliamente en alimentos veganos.

Fuentes veganas de los nutrientes claves en el embarazo

Calcio: Una mujer embarazada vegana bien alimentada, no tiene por qué presentar un déficit de calcio en comparación con una mujer omnívora. El alto contenido en boro de la dieta vegetariana, junto con la exclusión de carnes, contribuyen a que el organismo retenga el calcio. El calcio no está presente solamente en la leche. En los vegetales de hoja verde (espinacas, acelgas, brócoli), en los frutos secos y semillas, tofú (queso de soja), y en frutas deshidratadas, se puede encontrar una buena fuente de calcio.

Hierro: Las mujeres embarazadas y amamantando no precisan de cantidades extra de hierro ya que el hecho de que no pierdan hierro durante la menstruación hace que esa cantidad extra que se necesita ya se encuentre en el cuerpo antes del embarazo. Sin embargo, para evitar problemas, se recomienda médicamente la ingesta de suplementos de hierro.

El mineral se encuentra naturalmente en semillas, frutos secos, legumbres, miso, cereales, frutas deshidratadas, melaza, algas marinas, perejil y otras verduras de hojas color verde oscuro.

Ácido fólico: Es necesaria la ingesta de ácido fólico antes de estar embarazada. El ácido fólico es un elemento que protege al feto de defectos neurológicos y malformaciones orgánicas. En algunos países, la harina con la que se fabrica el pan, está fortificada con ácido fólico, que también puede ser encontrado en el germen de trigo, verduras de hoja verde oscuro, levadura, frutos secos, guisantes, habas, naranjas, aguacates, cereales integrales, etc.

Vitamina B-12: Las mujeres embarazadas no precisan más que la cantidad media de 1.5 ug diarios de vitamina B-12. Las mujeres que amamantan precisan de 2 ug diarios. Durante el embarazo, los propios depósitos de B-12 del organismo de la mujer no están disponibles para el feto, que obtiene su propio suministro a partir de la ingesta actual de la madre de esa vitamina. Si la ingesta de B-12 durante el embarazo es baja, el feto no contará con almacenes apropiados de esta vitamina y podrá sufrir deficiencias tras el parto a pesar de que la madre no presente síntomas clínicos de deficiencia.

La vitamina B-12 se encuentra en alimentos fortificados como extractos de levadura, leche de soja, margarinas veganas (hechas de aceites vegetales), hamburguesas veganas. Alimentos fermentados (tamari, miso y tempeh) y algas marinas (hijiki, wakame). Cereales fortificados con vitamina B-12 (cacao, cereales de hojas, etc.)

El Zinc: Si usted fuera una vegetariana estricta, podría resultarle sumamente difícil obtener las cantidades de zinc de su dieta. Y dado que sus requerimientos de zinc se incrementarán durante el embarazo, probablemente se volverá mucho más dificil para usted satisfacer sus requerimientos diarios de este nutriente. No obstante, si consumiera grandes cantidades de cereales y granos integrales y legumbres, podría asegurarse de que los niveles de zinc en su organismo fueran más que saludables.

Si sigues una alimentación vegetariana o vegana, convérsalo con tu médico y si tienes dudas pídele a tu nutricionista una pauta o minuta que sea compatible con tu opción ética. Si tu médico insiste en una alimentación culturalmente más “normal” por temor a posibles deficiencias, tú insiste en ver la evidencia (tu perfil bioquímico u otros exámenes) y en conversarlo con un nutricionista. Si tu alimentación fue balanceada tus niveles serán saludables y óptimos para un embarazo.

Una dieta balanceada vegetariana o vegana es perfectamente compatible con una vida sana durante todo el ciclo vital: infancia, adolescencia, adultez y embarazo.

Fuentes: ecosofia.org


¿Te sirvió este manual?
 (100%) SI    NO (0%)


Para compartir este manual, copie y pegue el siguiente código en su sitio web, blog o foro:


Comentarios

Para dejar un comentario, regístrese gratis o si ya está registrado, inicie sesión.

Todavía no se ha escrito ningún comentario.


Manuales relacionados

La música en el embarazo Publicado el 2010-10-29 16:10:29
El feto dentro del útero percibe los latidos cardíacos y los movimientos respiratorios maternos y éstos son para él sus parámetros de bienestar. Por lo tanto, se dice que las embarazadas que diariamente dedican un tiempo para relajarse escuchand...
Iniciar sesión
Usuario:
Contraseña:
Manuales más visitados


Manuales mejor votados


Manuales más buscados en la red
© 2010 Manuales10.com · Recopilatorio de manuales, tutoriales, guías y cursos para descargar y ver gratis   Aviso Legal · Contacto
eXTReMe Tracker